Más
Carrito

REMEDIOS VARO, ENTRE LA CIENCIA Y LA FANTASÍA. 55 AÑOS DE SU MUERTE.

Publicado por Georgina Franco en

Se cumplen 55 años de la muerte de la pintora española Remedios Varo, mujer de vida corta que murió mientras su talento estaba por llegar a su mejor momento, no vivió lo mejor del éxito de su obra, es increíble imaginar que hubiese sido si Remedios hubiese vivido más. Varo falleció en la Ciudad de México el 8 de Octubre de 1963 a causa de un infarto con 55 años de edad.

Remedios Varo pertenece a una generación inmersa en los conflictos bélicos viviendo lucidamente la primera y la segunda guerras mundiales y la Guerra Civil española, donde expresaría su solidaridad a los anarquistas y las Brigadas Internacionales que dieron su apoyo a la República Española ante la rebelión de las tropas apoyadas por los fascistas y los nazis  comandadas por Francisco Franco.

Antes de llegar a México en 1942 en compañía de Benjamín Péret, ya había expuesto en México junto a Diego Rivera, Germán Cueto, el escultor Luis Ortiz Monasterio, la pintora María Izquierdo y Frida Kahlo, formando parte del grupo Logicófobo fundado en Barcelona, en 1938 expondría en México Recuerdo de la Walkiria. André Breton mencionaría la obra de Remedios Varo como una de valor muy particular.

obra remedios varo pintura

 

Remedios nunca volvería a su tierra natal, pasarían muchos años para ser reconocida su obra en España y su mayor reconocimiento fue en México. Sus primeros años en México se ganaría la vida diseñando publicidad para la industria farmacéutica Bayer, sería mujer de muy pocos amigos, pero establecería una fraterna amistad con la que llamaba su hermana espiritual la escritora y pintora inglesa Leonora Carrington.

La obra de Varo evidencia su acercamiento con las ciencias exactas, su padre fue Ingeniero hidráulico defensor de la ciencia y librepensador, su trabajo lo orilló a tener un acercamiento muy fuerte con obreros de ahí también sus inclinaciones políticas. Su madre era católica y en ella se contenía el temor a Dios y la moral religiosa que no cuestionaba. Remedios absorbió de ambos, características que plasmó en sus cuadros, por un lado, el rigor compositivo y precisión del trazo, con un manejo minucioso de la geometría científica introspectiva y el misticismo que hacen de cada pieza una novela donde el espectador puede recrear la historia que mejor le acomode, en un escenario hecho de forma muy meticulosa.

 

obra remedios varo pintura

 

Sigue siendo parte fundamental del arte en nuestro país y las exposiciones con sus piezas siguen siendo de las más aclamadas. Los hilos con los que son bordados el Manto Terrestre, desde una torre suspendida que emanan de un recipiente, van alimentando las máquinas con las que se va formando nuestro hogar que es la tierra, un juglar en medio de la escena con un libro en las manos ameniza la tarea. Este cuadro tiene muchas revelaciones, entre ellas que no somos seres abstraídos de la realidad que es una misma, somos seres conectados con nuestro entorno material y este determina la existencia o muerte de la humanidad, el trabajo tesonero de quienes crean es sin duda una de las características de Remedios, ella entiende perfectamente bien lo que implica la creación, no asume un mundo sin inteligencia ni alma, renuncia a la idea de que el mundo es porque si y se atreve a rediseñarlo con cada elemento suelto de su pintura, un flautista, todos los rostros remiten a su mirada gatuna, cada tejedora es ella misma, y cada una mira a distinto lado. 

 

obre remedios varo pintura
Cada pieza está desarrollada con múltiples técnicas que van desde la calca de plantas, cuerpos que remiten al arte medieval, símbolos que implican un análisis detallado, hay sabiduría y un elevado grado de intelectualidad que hace de esta pintora un cúmulo de saberes de dos mundos, ella a través de sus cuadros nos plantea esta ambivalencia en una sola imagen, la obra de Remedios no perece, se mantiene entre nosotros con un peldaño inamovible, por su técnica y su profundo amor a la razón, ya que cada uno de sus trabajos obliga al espectador a pensar en el surrealismo no como una corriente del arte vieja y desgastada, sino como un elemento que refleja las contradicciones del mundo y que puede hacerse tan amable y de ensueño o tan crudo y doloroso como un desdoblamiento en el psicoanalista, su obra es perenne. Somos uno y muchos y los múltiples rostros de Remedios Varo muestran que cada ser humano contiene en sí mismo miles, y todos pueden vivir en completa comunidad odiándose a sí mismos y amándose.
---

Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Sale

Unavailable

Sold Out