Más
Carrito

LOS HORNOS SIN HUMO EN MÉXICO. EXPERIENCIA METEPEC, ESTADO DE MÉXICO.

Publicado por Guillermo Delgado Becerril en

México tiene una importante tradición alfarera y ceramista a lo largo y ancho de su territorio, aunque palidece en desarrollo técnico ante nuestros hermanos de Japón, con un desarrollo técnica milenario, perfeccionado a través de la maestría de sus esmaltes, barros y en esta ocasión, con las mejoras técnicas de sus hornos que sus maestros han realizado a través de cientos de años de experimentación y minuciosidad.
Hablamos de tecnología que no necesariamente reciente o nueva en el mundo ceramista, es más bien poco conocida en nuestro territorio, el "El horno sin humo" llega a México por primera vez, gracias al interés de la Escuela Nacional de Cerámica a través de los maestros japoneses Yusuke Suzuki y Masakazu Kusakabe, quienes han sido traídos por esta institución para impulsar a México y sus territorios alfareros más importantes en el referente ceramista, no sólo en tradición, también en conocimientos técnicos profesionales que mejoren los procesos y condiciones con las que se trabaja, para los productores nacionales y por qué no, del continente entero;, con diálogo, enseñanza y espacios ideales para la impartición de conocimiento ceramista.
Horno sin humo Metepec
Si bien el proyecto comenzó formalmente desde enero del 2017 en Jalisco, llega a centro del país en su tercera construcción en Metepec, Estado de México, pueblo referente ceramista mexicano, donde se producen los emblemáticos Árboles de la Vida, creaciones de barro policromado, natural, vidriado y pigmentado de belleza única y gran carga cultural, tanto prehispánica, colonial como contemporánea. Planteando la construcción del horno de las propias manos de los ceramistas interesados, bajo la dirección de Yusuke Suzuki, quien se ha encargo de impartir, al mismo tiempo de las instrucciones para su construcción, un curso teórico de las mejoras, beneficios y alcances que dichos hornos pueden tener en sus productos y vida en comunidad.
Del testimonio del maestro ceramista Rodolfo Sánchez Fierro, quien fue parte del selecto grupo de artesanos involucrados, hemos tenido la oportunidad de construir a través de su relato una experiencia única, además de poder dimensionar la importancia que los avances técnicos en la producción de la artesanía en México, pueden tener, sobre todo siendo conscientes de la importancia para distintas economías locales, que impactan la economía nacional.
Rodolfo nos comparte que la convocatoria fue sencilla de entender y comenzar para todo artesano experimentado de la localidad, pero difícil de seguir en cuanto a romper con las costumbres y arraigo de los procesos utilizados por generaciones. Lamenta que los cientos de artesanos convocados al taller de la Escuela Nacional de Cerámica para la elaboración del primer Horno sin humo en Metepec, tuviera tan poca respuesta de los propios artesanos, que hasta cierto punto "entiende, ya que son muy pocos quienes pueden ver a futuro los ahorros que las tecnologías pueden tener sobre su propio producto, incluso a nivel económico, la principal preocupación de todo artesano".
Horno sin humo Metepec
Horno sin humo Metepec
Horno sin humo Metepec
Acudieron al llamado unas pocas decenas de interesados ceramistas y un puñado de albañiles, también convocados debido a la necesidad de cierto desarrollo técnico para la elaboración. De los cuales, al transcurso de los días y de la intensidad teórica  y práctica, fueron desertando lastimosamente, pero que los pocos que han logrado terminarlo, asegura, han adquirido un conocimiento invaluable que cambiará su forma de ver la quema, además de ampliar sus opciones.
Para quienes nos leen sin un conocimiento técnico profundo sobre los procesos cerámicos, en México la mayoría de las quemas de la cerámicas tradicionales o artesanales, se hacen a cielo abierto o con hornos de gas relativamente sencillos. Rodolfo nos explica: 
"Los hornos que utilizamos en Metepec, la mayoría usamos hornos de gas, algunos como yo ya tenemos uno pequeño en casa, suficiente para la producción del taller de la familia, incluso para producciones de muchas piezas, siempre y cuando haya buen clima y tiempo suficiente."
"Descubrir que un horno que parece más rústico que los que usamos en casa, es de hecho más eficiente en tiempos y recursos, es muy interesante."
Artesanías Mexicanas
Proceso de molienda del barro
Artesanías Mexicanas Barro
En nuestra plática, Rodolfo nos comparte que el secreto está en la forma, los cambios que los maestros japoneses han hecho a la larga tradición oriental de la quema de cerámicas, los ha llevado a descubrir formas o diseños en los hornos, que incrementan radicalmente la eficiencia de hornear sus productos, destinando menos tiempo para esta parte del proceso, menos recursos de combustión; lo que economiza y sobre todo impacta mucho menos el entorno local ecológicamente, generando menos depredación de leña como combustible y generando mucho menos emisiones contaminantes en consecuencia. 
"Es una maravilla que un horno hecho con tan solo barro, ladrillos, un sencillo refuerzo de herrería en la chimenea, construido con nuestras propias manos, sea más eficiente, podamos hornear más piezas y requiera tan poco mantenimiento"
El horno consta de 8 placas de horneado por quema, lo cuál es bastante aún para cualquier referente nacional, un ejemplo son los propios hornos de uso público de la Casa del Artesano en Metepec, los cuales ninguno sobrepasa las 6 placas.
Fue construido de forma colectiva con las propias manos de los participantes con ladrillos rojos convencionales de construcción y arcilla. Es un horno que por sus características de diseño, aprovecha el calor doblemente lo que explica su efectividad en tiempos y recursos. Para darles una mejor idea, reduce cerca de la mitad del tiempo destinado en los hornos convencionales por su aprovechamiento del calor. Fue hecho para usar leña, pero puede ser fácilmente adaptado a gas, y se plantea utilizar únicamente la leña que aporte la poda del servicio público, aprovechando recursos que usualmente van a parar a tiraderos municipales, por lo que el costo de combustión se propone en cero. Requiere mayor planificación para una quema, pero la capacidad productiva del horno es enorme, duplicando en piezas y tamaño cualquier otro horno disponible en todo el Estado para los artesanos, que muchas veces deben agendar con anticipación el uso de los hornos en temporadas de mayor demanda de sus artesanías.
Horno sin humo Metepec
Para quienes gustan de los datos económicos puntuales, el costo comercial promedio de un horno de gas de 6 placas puede rondar el los 300 a 400 mil pesos, este horno fue elaborado con tan solo 60 mil pesos, la voluntad y manos de los artesanos, albañiles y maestros de la Escuela Nacional de Cerámica. La colectividad y objetivos mutuos, ha dado la oportunidad de que artesanos de Metepec, y hoy de otros tres pueblos mexicanos más, puedan utilizar y replicar dicha tecnología en sus hogares a menor escala, como mejorar a corto, mediano y largo plazo sus ingresos y por ende calidad de vida. 
Agradecemos a Rodolfo Sánchez su preciado tiempo y paciente explicación a nuestro equipo.

---
Por: @gdbuampol

Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Sale

Unavailable

Sold Out