Más
Carrito

GERARDO GARCÍA. AUTÉNTICO EMBAJADOR DE LA MAYÓLICA MEXICANA.

Publicado por Guillermo Delgado Becerril en

La mayólica no existía en México, fue traída por españoles, quienes a su vez les fue heredada por conocimientos árabes. Obtiene su nombre de Mayorca, isla del mediterráneo que durante toda la edad media produciría la mejor cerámica y con el tiempo, de donde vendrían los ejemplos, técnicas y destrezas para su elaboración en la Nueva España.


De Puebla, el principal productor de cerámicas y lozas durante el virreinato, se extiende el arte de la loza y el vidriado por Tlaxcala, Oaxaca, Michoacán, Guadalajara y hasta Guanajuato, lugar donde la mayólica resurgiría como independiente de la famosa  talavera poblana. La mayólica de Dolores florece rica en colores y brillo, fuerte para utensilios tradicionales, delicada en ornamentos, como atractiva para todos los gustos;  donde hoy  hemos encontrado el taller de Gerardo García, experto ceramista y eterno amante de las Catrinas, tibores y calaveras; formas que caracterizan su estilo dentro de un microuniverso de volúmenes, caprichos  y colores, como lo es la artesanía en cerámica de Dolores Hidalgo.

Entre grandes espacios y un peculiar olor a yeso, la más difícil y primigenia de las labores comienza. Es la de esculpir una matriz, que se convertirá en futuro molde para un ejército de personajes, que serán pulidos con delicadeza en su mayoría por mujeres artesanas, unas cuantas artistas natas, para entregar sus piezas al fin faltas de imperfecciones a los maestros del trazo y el color, quienes darán personalidad a los objetos con naranjas, negros, rojos y verdes y azules; colores que la tradición dicta. El fuego se convierte en último testigo de lo que fue alguna vez polvo y agua, convierte lo inanimado y le da para siempre dureza y en color vivo.


Desde las mundialmente famosas calaveras garbanceras o mejor conocidas Catrinas, personaje  por excelencia del imaginario mexicano, hasta las más nuevas creaciones dedicadas a danzantes, floristas y peculiares enamorados, el taller de Gerardo, reproduce de forma constante, piezas de alta calidad estética y comercial, innovando en modelos como formas para todos los gustos y presupuestos, perfecta para la decoración de lobbies, jardines, paredes, restaurantes, cocinas, fuentes y sin fin de espacios.

Gerardo es un artesano con una visión que sobrepasa las fronteras nacionales, no esconde su intención de llevar a cada rincón del mundo a los famosos personajes mexicanos, inmortalizados en cerámica mayólica, para convertir a Guanajuato, a través de su esfuerzo personal y colectivo como taller, en uno de los principales exportadores de artesanía mexicana, cuidando siempre, la calidad final, sin sacrificar por ninguna motivo la originalidad y pasión que plasma en cada una de ellas.


Su propuesta es variadísima en tamaños, colores y formas. Un artesano con que no titubea al llamar a las aduanas y e importadores de diferentes partes del mundo. Su hambre de innovación en prácticamente infinita y parece nunca de rechazar el reto de un nuevo personaje, nuevos colores, nuevos horizontes. La prueba son sus pequeños y grandes soles de pared, como enormes ranas coloridas, tibores, jarrones, cráneos, mariachis, guerreros prehispánicos, carritos, pavorreales, catrines y catrinas. Todo con la firma auténtica de lo hecho en México.

Hoy sin duda Gerardo García puede ser considerado un auténtico embajador de la mayólica mexicana, que con su constancia, ha logrado colocar lo que empezó con prueba y error en grado de aprendiz, a lo que hoy representa un negocio que traspasa fronteras. De esos pocos que tiene México y de esos menos que transmiten el alma de la nación en cada objeto que deja estas tierras.

Conoce su propuesta completa AQUÍ

---
Por: @gdbuampol

Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Sale

Unavailable

Sold Out